Daniel “Huevo” Fuenzalida estaba muy preocupado en Viña. Hasta se le revolvía la guata de miedo. Su estreno como panelista de La Movida, e...

El honesto mea culpa de Daniel “Huevo” Fuenzalida tras tenerle terror a Raquel Argandoña


Daniel “Huevo” Fuenzalida estaba muy preocupado en Viña. Hasta se le revolvía la guata de miedo. Su estreno como panelista de La Movida, el espacio festivalero de Canal 13, tenía un secreto guardado y que preocupaba de sobremanera al animador de UCV-TV.

¿La culpable? Raquel Argandoña. La “Quintrala” era parte del panel. Y eso aterrorizaba a Fuenzalida.

Raquel y Daniel tuvieron un desencuentros hace unos años atrás, debido a que en el extinto programa En Portada, de UCV-TV, animado por el “Huevo”, tocaron temas sobre la familia de Argandoña que la molestaron y generaron una mala opinión en la “Quintrala” sobre el ex conductor de Extra Jóvenes.

Pero todo cambió en el set. Daniel se encontró con una Raquel totalmente distinta a la que había pensado. Y terminaron siendo los mejores amigos durante el programa.

El “Huevo” desclasificó a Glamorama lo que pasó con Argandoña en Viña haciendo además un honesto mea culpa:

Daniel “Huevo” Fuenzalida: “Yo estaba feliz con la invitación a un equipo donde me sentí cómodo. Todo pasó porque en el Me Late tengo una sección que se llama Huevo TV, que es analizar los programas de televisión, las parrillas y todo. Desde esa perspectiva, me llamaron a participar y ser parte del panel. Me contaron que Pancho Saavedra iba a animar, un gallo buena onda y me iba a acomodar a su formato, porque anima desde la espontaneidad.

“Y acepté. Avisé en UCV-TV que me estaban invitando. Y feliz. Pero había un tema, que era la Raquel. Porque uno no sabe cómo va a reaccionar Raquel Argandoña. Nos habíamos dicho algún tipo de palabra, de cosas, de situaciones. Y finalmente terminó siendo mi mejor amiga dentro del panel y fuera de él. Por eso, fue una gran experiencia televisiva. Hicimos un programa ameno, con productos frescos, sin poner rutinas, como lo hizo la competencia.

“Me habían llegado unos rumores. Fue cuando conducía En Portada, donde habíamos abordado temas relacionados a Kel Calderón con Pablo Schilling. Y Hernancito con Matilde Bonasera. Los tiramos al aire. Y a ella le habían dicho que ‘en el programa del ‘Huevo’ dijeron tal cosa’, por lo que se había formado una mala imagen mía. Además, había recibido unos comentarios de ella.

“Por lo tanto, cuando me invitan a participar de La Movida, yo estaba feliz, contento y todo. Pero después de una semana, me dicen que habían firmado contrato con Raquel Argandoña. Y a mí se me revolvió la guata. No dormí en dos días. Tenía miedo, absolutamente. Incluso llegué a hablar con el productor. ‘¿Sabí qué? Antes de grabar la promo, prefiero bajarme del programa, para no afectar al equipo y el panel. A lo mejor esto va a provocar un problema para el equipo, para mí, para Raquel. Y para qué nos vamos a estar disgustando en pleno verano. No es el asunto’.

“Entonces, él me dice: ‘Pucha, dame una oportunidad. Te aseguro que vas a quedar hablando con Raquel súper bien. Sigamos adelante. Yo te quiero sí o sí de panelista. Como equipo, encontramos que eres un aporte’. Finalmente fue a grabar la promoción. Me fui de vacaciones. Volví. Y venía el minuto de enfrentar el tema, porque la Raquel no filmó la promo con nosotros.

Primer encuentro se da en Bienvenidos, donde ella se reencuentra con la Tonka. Y antes de entrar al set, obviamente yo me acerco, al saludo y le digo ‘’Hola, Raquel’. Debo reconocer que estaba nervioso por la reacción que pudiéramos tener los dos. Y ella me saluda muy amablemente. Me pregunta por mi hija, por mis vacaciones. Empezamos a hablar un ratito. Fuimos al aire. Después nos fuimos a reunión de pauta. Y empezamos a tirar la talla y a conocer. Después yo pedí sentarme siempre al lado de Raquel en el set. Y conocí a una persona que es un tremendo descubrimiento.

“He tenido dos situaciones en la vida donde me he dado cuenta que las personas son más humanas de lo que se ve en televisión. Una fue cuando trabajé con Pamela Jiles, que me la imaginaba distinta, y finalmente terminé teniendo en una tremenda visión de ella. Y la otra es Raquel. Ella es de la que, antes de salir a un set, te dice ‘arréglate el cuello de la camisa’, ‘estai súper bien vestido’. Siempre te está apoyando en un set. Muy preocupada. Me decía ‘te quedan bien esos pantalones’. Y eso te da seguridad antes de entrar a un set”

“Después, hacíamos comentarios internos donde nos matábamos de la risa. Y

finalmente fue un tremendo descubrimiento. Raquel es una tremenda persona. Comenzamos a hablar por WhatsApp. Hago un mea culpa. Todo lo que me podía haber imaginado, es absolutamente contrario”.

0 comentarios:

Te damos la bienvenida a nuestra web deja tu comentario.