Ultimas Noticias

sábado, 25 de febrero de 2017

Rafael Araneda relata cómo enfrentó desafortunado malentendido durante rutina de Rodrigo Villegas


Villegas se desconcentró al escuchar los gritos del público, pues obviamente pensó que lo estaban expulsando a él. Los animadores ingresaron al escenario para aclarar lo ocurrido.

Uno de los desafíos que tienen los animadores del Festival de Viña del Mar, Carolina de Moras y Rafael Araneda, es saber identificar e interpretar las solicitudes del "Monstruo". Anoche esa tarea fue particularmente compleja cuando la galería comenzó a gritar "fuera" durante la rutina de Rodrigo Villegas. Y es que no tenía sentido que el público lo estuviera expulsando si, a la vez, las carcajadas se habían apoderado de la Quinta Vergara. Mientras el comediante de "Morandé con Compañia" intentaba disimular su desconcierto y nerviosismo ante dicha situación, los anfitriones del certamen trataban de averiguar qué era lo que había ocasionado los gritos. Luego de algunos minutos supieron que había conflictos en la galería, pero no sabían exactamente lo que estaba ocurriendo, según contó esta mañana Rafael Araneda en un enlace telefónico con el matinal "La mañana" de Chilevisión.
"( Fue) muy complicado, porque en la posición en que estoy yo en el camarín, se escucha muy mal el monitor. Y la Carola está en la misma situación en el camarín del lado. Entonces se sentían unos gritos y vi en el monitor que la cara de Rodrigo cambiaba y el hombre miraba hacia arriba. Y la verdad es que desde la posición donde estamos ahí en el escenario, es muy difícil identificar lo que estaba pasando. Entonces pregunto, me empiezan a averiguar, esto empieza a aumentar en intensidad", explicó el animador. Araneda explicó que posteriormente corrieron al escenario. "Nos dan el pase de audio para entrar y la verdad es que no se veía, y en ese momento me empiezan a dar la información de lo que estaba mostrando la cámara. Pero la información que me llegaba al oído era que en realidad no se sabía muy bien nada. No sabíamos si se estaban robando algo, si había una pelea, si era un protesta, vaya a saber uno. O si había alguien con algún problema de salud, que también podía ser. No se sabía, y no se veía. Por más que se intentamos desde nuestra posición ver algo, nunca identifiqué con mis ojos lo que sucedía. Tampoco Rodrigo ni la Carola". "Cuando Rodrigo se empieza a desconcentrar y se nota en su rostro, y mira para arriba...toda la gente que integra su staff empezó a ponerse muy nerviosa porque obviamente al hombre lo estaban desconcentrando", añadió el rostro ancla de CHV. "Navegamos un poco a ciegas y un poquito de oído...no es lo mismo ver lo que está sucediendo a que te lo estén contando. Sobre todo en situaciones delicadas donde yo, en lo personal, requiero tener la seguridad de lo que está pasando", explicó. 
Araneda luego enfatizó: "Evidentemente lo que se estaba viviendo era una situación muy, muy injusta con él. No tenían ninguna relación las pifias con la rutina...Era muy injusto y no se podía permitir que por circunstancias ajenas, él perdiera la tranquilidad de desarrollar un trabajo que estaba haciendo muy bien". "Yo encuentro que Rodrigo es un tipo admirable, demostró su oficio, su valía en ese momento. Entre la preocupación inicial le noté la boca seca, por eso le di agua. Cuando bajo el micrófono le hablo y le digo 'quédate tranquilo, aquí te quiero y no te voy a mover'", recordó el maestro de ceremonias del certamen.

Creditos : Emol.com