¿Por qué es importante? Porque tu bebida favorita podría dañar tu salud a largo plazo. En resumen Oncólogos de todo el mundo se reunieron...

Las bebidas calientes podrían estar relacionadas con el cáncer de esófago

¿Por qué es importante?

Porque tu bebida favorita podría dañar tu salud a largo plazo.

En resumen

Oncólogos de todo el mundo se reunieron en la International Agency for Research on Cancer para examinar la relación entre las bebidas y el cáncer. Concluyeron que las bebidas que se sirven a temperaturas muy altas incrementan el riesgo de los consumidores de desarrollar cáncer de esófago.

La noticia

La mayoría de nosotros asociamos a las bebidas calientes con el confort –una tasa de café que nos ayude a despertar por la mañana, o quizá un coctel caliente después de pasar un día a la intemperie. Pero "caliente" es un término relativo, como revela un grupo de científicos que se reunió en la International Agency for Research on Cancer (IARC) para evaluar el nexo potencial entre las bebidas calientes y el cáncer. Encontraron que tu definición de caliente podría tener un gran impacto en las probabilidades de desarrollar cáncer de esófago.

La buena noticia es que, a menos que gustes del té hirviente como un volcán, probablemente no tienes nada de qué preocuparte.

La mayor parte de su análisis estuvo enfocado en el mate, una bebida herbal que se consume en algunos países de Sudamérica y el Medio Oriente. Aunque puede servirse a cualquier temperatura, usualmente se consume muycaliente, a temperaturas que exceden los 65 grados celsius, y se usa una paja metálica que lleva el líquido directamente a la garganta.

Los científicos realizaron un metanálisis de múltiples estudios. Algunos, como uno realizado en 1991, dijeron que las bebidas calientes (como el café y el mate) son intrínsecamente cancerígenas. El nuevo análisis concluye que esto es falso y que en el caso del café, hay asociaciones significativas con un riesgo reducido de padecer algunos tipos de cáncer. El problema, al parecer, reside en la temperatura a la que servimos nuestras bebidas.

En el caso del café, a pesar de que suele servirse a una temperatura que oscila entre los 70 y 80 grados celsius, existen factores que mitigan los riesgos. Uno de ellos es que el café no suele consumirse con una paja, así que pasa por la boca antes de llegar a la garganta. El otro es que, por lo menos en occidente, es común agregar crema o leche al café y esto reduce su temperatura.

"Con base en estas consideraciones y en la totalidad de la evidencia, consumir bebidas muy calientes, arriba de 65 grados celsius, es clasificado como 'probablemente cancerígeno para los humanos'. Esta evaluación incluye el consumo de mate muy caliente. Beber mate que no se sirva muy caliente es evaluado como 'no clasificable en términos de su potencial cancerígeno para los humanos'", escribieron los investigadores.

Así que no te preocupes, puedes disfrutar tu café o té caliente –sólo no demasiado. No se trata de que uses un termómetro cada mañana para sentirte seguro, simplemente si es muy caliente para tus labios o lengua, entonces es muy caliente para beberse.


0 comentarios:

Te damos la bienvenida a nuestra web deja tu comentario.